amaZeta.com

amaZeta.com, temas sorprendentemente rales

Natura

Diez de los animales más rápidos del mundo. Conoce cuáles son los animales más veloces que existen actualmente en nuestro planeta.

Los más rápidos de la naturaleza

La velocidad puede ser una gran ventaja evolutiva en el Reino Animal, tanto para las especies depredadoras como para sus presas. En la siguiente lista os presentamos algunas de las especies más rápidas que existen actualmente. Conoce cuáles son los animales terrestres más veloces, los más rápidos de las profundidades marinas y, por supuesto, los que dominan los cielos. Un decálogo sorprendente.

Lo último en Natura

Ginkgo biloba, el superviviente perfecto

El del ginkgo biloba, también conocido como "árbol de los cuarenta escudos", es uno de los casos más sorprendentes de toda la naturaleza. Se trata de un árbol que lleva existiendo desde ...

Tábano (Hybomitra hinei wrighti)

 
Un ejemplar de tábano (Tabanus sp)
• Dennis Ray / CC BY-SA 2.5  

Todos sabemos, o al menos intuimos, que las moscas son tan rápidas como molestas. La capacidad de reacción de estos pequeños insectos es célebre, cualquiera de nosotros se ha visto alguna que otra vez en la tarea (casi) imposible de intentar atrapar a una especialmente interesada en los manjares de nuestra epidermis, o peor aún, empeñada en picarnos. 

No nos cogerá por sorpresa saber que es una mosca el insecto que ostenta el récord de mayor velocidad registrada. Concretamente una perteneciente a la familia de los tábanos, moscas de gran tamaño célebres por las dolorosas y molestas picaduras de sus ejemplares hembra. 

Durante el curso de una investigación realizada en el año 1994 en la Universidad de Florida con individuos de la especie Hybomitra hinei wrighti, las grabaciones a cámara lenta de ejemplares macho persiguiendo a las hembras registraron a estos dípteros volando a una increíble velocidad de 145 km/h. 

Aunque en la comunidad científica existen discrepancias sobre este registro, nuestro artículo no pretende ser un tratado sobre entomología, por lo que lo damos como bueno (aquí puedes encontrar más información de primera mano). Una cifra que pulverizaría la mayor marca reconocida por la literatura científica, registrada nada menos que de 1917: Una libélula (A. costalis) alcanzando una velocidad de 98 km/h que, dicho sea, tampoco es poca cosa.   

Escribe tu comentario